LA LEYENDA DEL LOBO NEGRO

Cuando oí la historia por primera vez, no me lo creía…dos hombres bajaban al pueblo dando voces aterrorizados, y con caras de miedo:

-El lobo negro, el lobo negro nos mató a la mastína!!!-

Yo me encontraba en el bar del pueblo aquella tarde (en el que también estaba el alcalde, Avelino), echando una cerveza con un amigo del pueblo cuando de repente se me presento esta escena a la que puse oído y atención.

-Nos ha mataó otro perro, Avelino, ha sido el mismo, estoy desesperao-

Decía uno de los dos hombres:

-Quité las ovejas por su culpa y ahora me va a hacer quitar las vacas también, el cabrón es enorme y encima cuando le enfrentas se te viene, esto no puede seguir así, al final va a haber un disgusto con alguien, tenemos que hacer otra batida y matarlo de una vez-

LA DESESPERACIÓN DE TODO UN PUEBLO

La desesperación de aquel hombre era palpable y aún se le veía el gesto de miedo e impotencia en la cara. Al parecer y según había oído el rumor, un gran lobo negro llevaba mas de 5 años rondando por un laderón espeso de pinos y cada vez que alguien o algo pasaba cerca de allí, éste solía salir al encuentro, desafiante y con una agresividad inaudita que mantenía en vilo al pueblo y en especial a los ganaderos de la zona que veían una y otra vez como sus ovejas, vacas y perros sufrían la ira de este gran lobo solitario al que le presuponía un 70% de mito y un 30% de realidad. Que si era negro, que si no era un lobo, que si era enorme, que si…parece ser que le habían hecho mas de 6 batidas para intentar dar con él sin éxito alguno.

UN LOBO SIN MIEDO

Una vez, un tal Julián alias «Senín» salió una noche de agosto a echar un pitillo a la puerta de casa (una de las últimas del pueblo) y cuando llevaba ya un par de caladas oyó un ruido extraño a su derecha, levantó la vista y no vio nada, aunque el ruido persistía. A los pocos segundos jura que vio aparecer un lobo negro por la mitad de la carretera en dirección al pueblo. El animal, ante la presencia de Senín, se espantó unos metros, pero se detuvo, se volvió a dar la vuelta y comenzó a andar de nuevo lentamente hacia él…Senín, al verlo acercarse, se puso a pegar voces y a tirar piedras lo que espantó definitivamente al lobo que salió corriendo y se perdió en la oscuridad. Este hombre, muy impresionado, aseguraba lo mismo, que era grande y muy oscuro…

-Que grande era!!, que grande era!!, y no te creas que te quita la cara, casi me da un infarto.-

Otro paisano llamado Marcial afirmaba que su perro, que dormía en el corral trasero, desapareció una noche de septiembre en la que se marcho a las fiestas del pueblo de al lado. Cuenta que cuando volvió, la valla del corral estaba tirada, y el perro no estaba. Lo que si que asegura que vio fue pelo del perro esparcido por el suelo, un gran destrozo en la huerta y unas huellas que venían de fuera y al parecer desmesuradamente grandes para ser de un perro. Él dice estar convencido de que fue ese lobo negro, ya que había visto esas mismas huellas en el laderón de los pinos cuando subía con las vacas en el que éste aparecía en repetidas ocasiones.

UNA LEYENDA MUY REAL

Este lobo había dado pie a numerosas historias y leyendas que insisto no creía al 100% hasta que un día, y después de la mencionada anécdota del bar, me decidí a subir a esa ladera en la que había un cruce de caminos donde aseguraban era mejor ni acercarse. Y cual fue mi sorpresa que sin mucho buscar vi unas huellas que llamaron poderosamente mi atención por el desproporcionado tamaño que tenían.

Siendo sincero y habiendo visto muchas huellas de lobos, y a los propios lobos en numerosas ocasiones, me impresionó mucho el tamaño de aquella pisada hasta el punto de que un ligero escalofrío recorrió mi espalda pues estaba dándosela al oscuro pinar del que el supuesto lobo salía, empecé a recordar todas y cada una de las historias del famoso lobo y me alejé de allí.

No he vuelto a pasar por allí y por circunstancias de la vida he perdido poco a poco el contacto con el amigo de aquel pueblo, pero no miento si os digo que en ocasiones vuelve a mi memoria la imagen de aquella huella y a menudo me pregunto que habrá sido de aquel lobo y su historia de leyenda.

(*En las fotos se ha tomado como referencia una bota del 45)

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *